martes, 14 de octubre de 2014

#guillermorodriguezl #construyendofamilia

Nuestro devocional de octubre 14 del 2014

DIOS NUNCA DEJARA DE AMARNOS

“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” (Jeremías 31:3)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Juan 3:16; Romanos 8:35-39

La más grande necesidad del ser humano es amar y ser amado. Alguien decía que una persona puede vivir quince (15) días sin comer, ocho (8) días sin tomar agua, tres (3) minutos sin respirar, pero ni un segundo sin amor.

La ausencia de amor, genera en la vida caos, infelicidad, derrota y soledad; siempre será insuficiente el amor que se reciba de las personas. Sin embargo, no podemos ser pesimistas y negarnos a encontrar la medida justa y el equilibrio. En el amor se encuentra la respuesta, y es precisamente el amor de Dios, la luz que ilumina el laberinto y nos señala el camino hacia la verdadera libertad.

Cuando una vida ha estado sumergida en la ausencia de amor, la persona se acostumbra a vivir de conflicto en conflicto; esto se convierte en un modo de vida y cuando no hay conflictos, los busca. Por esta razón no debemos juzgar a quien así actúe, sino, busquemos la manera de llenarle ese vacío que hay en su corazón, dándole amor.

Cuando aceptamos el ofrecimiento divino de salud que ofrece Dios a través de sus métodos y sus planes, iniciamos un proceso para que el alma se acostumbre al amor y aprenda a vivir en un medio saludable; es como si se hiciera una desintoxicación, que a lo mejor producirá alguna crisis, pero esto será para progreso y victoria. El Señor nos hace ese ofrecimiento para sanar el alma necesitada.

El tratamiento del amor de Dios comienza cuando reconocemos nuestra necesidad y aceptamos que Dios sane nuestra alma. Es necesario encontrar en el Señor, la fuente del amor que necesitamos para llenar nuestros vacíos. Es importante apropiarnos de las verdades fundamentales plasmadas en la Palabra de Dios, para que nuestra vida sea totalmente transformada. Una de estas verdades es estar convencidos que somos amados incondicionalmente por Dios, si Él lo dice es así, y no debemos dudarlo; “con amor eterno te he amado…” Tener y creer en esta gran verdad es afirmarnos sobre la roca del incondicional amor de Dios. Nuestro ser interior toma seguridad en la gran estima que nos tiene nuestro Papá Dios. Siempre nos amará, siempre nos será fiel, siempre nos tratará con bondad. El impacto de este sobrenatural amor de Dios, opera sanidad integral en todo nuestro ser, llevándonos a experimentar libertad. Ya no le buscamos por necesidad sino por amor, para disfrutar de la ternura con la que nos dice “con amor eterno te he amado”.

HABLEMOS CON DIOS

“Papá Dios, te damos gracias por este nuevo día en nuestras vidas, te damos muchas gracias por tu amor, que ha transformado nuestro ser, que nos has dado el poder para experimentar una vida fructífera. Sólo Tu amor ha llenado nuestras necesidades emocionales y espirituales. Señor, gracias porque al brindarnos Tu incondicional amor, has sanado nuestras almas y ahora podemos amar y ser amados con libertad. Por lo cual estamos convencidos de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo porvenir, ni poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.” Amén

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecera

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peticiones de Oración Israel

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Iconos Sociales - FOOTER


guillermorodriguezl.blogspot.com.co

"Sígueme en las redes sociales. (Dar clic en los botones)"

Ivoox Blog