domingo, 19 de octubre de 2014

#guillermorodriguezl #construyendofamilia


Nuestro devocional de octubre 19 del 2014

UN ENCUENTRO DE AMOR

“Cuando me acuerde de ti en mi lecho, cuando medite en ti en las vigilias de la noche. Porque has sido mi socorro, y así en la sombra de tus alas me regocijaré” (Salmo 63:6-7)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Isaías 26:9; Lucas 18:1-8; Salmo 55:17

La vida devocional es la mayor riqueza que puede cultivar un ser humano, pues le permite relacionarse con Dios de una manera íntima y personal, lo que va a representar el poder desarrollar una vida excelente, experimentando salud integral, es decir, en todas las áreas de su vida. Además, es esta comunión con el Creador y Padre celestial, lo que también nos permitirá descubrir que hemos sido creados para grandes y maravillosas obras, para ver cosas extraordinarias y a través de nosotros en la vida de los demás.Sin embargo, a pesar de lo impactante y deseable de esta vida, muchos prefieren vivir bajo sus propios parámetros, dependiendo de sí mismos y a merced de las circunstancias. Esto implica vivir en temores, en zozobras y en fracasos.

Para todos aquellos que anhelen comenzar a cultivar una consistente vida devocional, el requisito básico es anhelar fervorosamente compartir nuestra vida con la del Señor, cada pensamiento, cada sentimiento, cada decisión. Es reconocer que no hay mayor deleite que estar con Él, que no hay mayor bien que podamos tener. Implica una actitud de insistencia, inoportunidad, perseverancia.Esto fue justamente lo que resaltó el Señor como una admirable virtud en aquella mujer viuda del relato del evangelio de Lucas, quien estaba tan decidida a ser escuchada en su necesidad, que a pesar de tener que llevar su caso ante un juez injusto que no respetaba a Dios ni a ser humano alguno, no por ello se desanimó, sino que, al contrario, insistió tanto, que el juez decidió escucharla y concederle su deseo. Pero en el caso nuestro es diferente, pues no clamamos a un ser humano, sino a un Padre justo, misericordioso, que nos ama y quiere lo mejor para nosotros.

Ahora bien, la verdadera vida devocional es aquella en la que disfrutamos plenamente la compañía del Señor, no por lo que Él pueda darnos o hacer por nosotros, sino para disfrutar de su amor y compartir su precioso Espíritu, el cual nos capacita para vivir todo lo que a Él le agrada. Para esto, es necesario un corazón lleno de gratitud y regocijo, dispuesto a la adoración y exaltación, que experimente libertad para expresarle genuinamente como el salmista:“¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra” (Salmo 73:25).

Nos preguntaremos: ¿Qué va a pasar con nuestras necesidades materiales? Pues estas le pertenecen a Dios, y tendrán respuesta como consecuencia de buscar primero el alimento espiritual. Sin duda alguna se cumplirá lo que dice el evangelio: “pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas” (Lucas 12:30 b y 31).Animémonos  para que a partir de este día nos convirtamos en personas de oración y esperemos ver la gloria de Dios en nuestras vidas.

HABLEMOS CON DIOS:

“Amado Señor; gracias por permitirnos estar en Tu presencia, a quien tenemos en los cielos sino a Ti y fuera de Ti nada deseamos en la tierra, con todo nuestro corazón nos acercamos a Tu Presencia, tenemos necesidad de oír Tu voz y sentirte cerca de nosotros. Reconocemos que solo Tú llenas nuestras vidas de todo lo que necesitamos, Con nuestra alma te hemos deseado en la noche, y en tanto que nos dure el espíritu dentro de nosotros, madrugaremos a buscarte, gracias mi Señor,.Al anochecer, al amanecer y al mediodía oraremos y clamaremos; y Él oirá nuestra voz.” Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peticiones de Oración Israel

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Iconos Sociales - FOOTER


guillermorodriguezl.blogspot.com.co

"Sígueme en las redes sociales. (Dar clic en los botones)"

Ivoox Blog