jueves, 7 de mayo de 2015

La biblia manual de vida artículo tomado de revista semana

Biblia, el manual de las finanzas 

La Biblia contiene 2.350 versículos relacionados con el tema del dinero y las posesiones. 

Muchos se sorprenderían al saber que Jesús habló de dinero más veces de las que habló sobre el cielo y el infierno. De hecho, habló más del dinero que de cualquier otro tema, 16 de las 38 parábolas se refieren a cómo manejar las finanzas y los bienes. La Biblia contiene 500 versículos sobre la oración, menos de 500 versículos acerca de la fe, pero más de 2.350 relacionados con el tema del dinero y las posesiones. 

¿Quiere decir entonces que las claves del éxito y los secretos para salir finalmente de las deudas siempre los hemos tenido allí, en algún rincón de la casa, empolvándose y deteriorándose de la humedad mientras diariamente nos rascamos la cabeza y pasamos noches en vela pensando cómo pagar las deudas que parecen no acabar? Pues, al parecer, y para muchos multimillonarios alrededor del mundo, así es. La Biblia, desde siempre, ha influido en la ética moral y espiritual del mundo occidental, pero ahora también está siendo incluida en el mundo de los negocios. 

El experto en finanzas Howard Dayton, en su libro Su dinero cuenta, mediante un análisis detallado, revela cómo La Biblia tiene las respuestas a los problemas financieros del siglo XXI. Según Dayton, “la Biblia ofrece verdaderas soluciones a los problemas financieros de hoy, conforme apliquemos los principios de la economía de Dios comenzaremos a dejar de tener deudas, a gastar más sabiamente el dinero, empezaremos a ahorrar para metas futuras y a ceder una parte para quienes más lo necesitan”. 

Y si nos basamos en los resultados de algunos millonarios que atribuyen su éxito a seguir “al pie de la letra” la Biblia como su “manual de negocios”, empezaríamos a conocer otra clase de adinerados que pasan inadvertidos debido a que los medios no los registran con una marcada de excesos y escándalos sexuales. 

Entre mitos y verdades, y verdades a medias, la sociedad ha adoptado una percepción del dinero muy distinta a la que se puede extraer de las Escrituras. En la Biblia encontramos una correlación íntima entre el desarrollo del carácter de una persona y la manera como maneja el dinero. Es decir, el dinero es el índice exacto de nuestro verdadero carácter y, dependiendo de cómo se maneje, se puede convertir en una bendición o en una maldición para su dueño. 

Erróneamente se cree que la Biblia dice que el dinero es “la raíz de todos los males”, lo que subraya en realidad es que el “amor” al dinero es la raíz de todos los males. Mateo 6:24 dice “Ninguno puede servir a dos señores porque, o aborrecerá al uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al dinero”, si leemos 1 Timoteo 6:10 dice “Porque el amor al dinero es raíz de toda clase de males, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. 

El primer gran principio respecto al dinero y a los bienes materiales que se lee en la Biblia es que Dios es el dueño de todo, del mundo y de todo lo que hay en él, “Mía es la plata, y mío es el oro” (Hageo 2:8). “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan” (Salmo 24:1). 

El segundo gran principio respecto al dinero y a las posesiones es que todas las cosas provienen de Dios. Dice que no sólo Dios es el dueño de todo, sino que todo lo que recibimos proviene de Él. Advierte La Biblia del peligro de olvidar a Dios en los bienes que adquirimos: “Si no, acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas...” (Deuteronomio 8:18) 

Con respecto al diezmo y las ofrendas, las Escrituras prometen aumentar las bendiciones de quienes deciden hacerlo. “Dar nos hace realmente libres, mientras que acaparar nos hace prisioneros” (Santiago5:2). “El dar cambia la vida de otros” (Juan 3:16). “Dar nos regresa las bendiciones” (Lucas 6:38). “Dar nos permite acumular tesoros en los cielos y no en la tierra” (Mateo 19:21). 

Y advierte sobre algunos mandamientos respecto al dinero y cómo debemos administrarlo para que nos vaya bien: Uno de ellos es el de no incurrir en deudas. Como se lee en (Romanos 13:8): “No debáis a nadie nada…”. Cuando nos endeudamos, perdemos libertad. Dice la Biblia: “El que toma prestado es siervo del que presta” (Proverbios 22:7). 

Otro principio advertido en las Escrituras es no esforzarse por ser ricos advierte contra los planes rápidos y fáciles de conseguir dinero, “Se apresura a ser rico el avaro, Y no sabe que le ha de venir pobreza” (Proverbios 28:22).
 
En resumen, según los principios de la economía de Dios, recopilados en los Libros de la Biblia, hay que ser sabios, ahorrar pero no atesorar, gastar con discreción y control, usar los recursos propios para ayudar a otros, pero con discernimiento. 

Dice la Biblia que no es malo ser rico, pero sí es malo amar el dinero; que no es malo ser pobre, pero sí gastar el dinero en cosas triviales. 

Con más de 6.000 millones de ejemplares y más de 2.300 idiomas, la Biblia es la obra más vendida y leída de todos los tiempos. Para muchos son las “Sagradas Escrituras”, otros la compran y la guardan por años en su biblioteca. Lo cierto es que hoy, hombres y mujeres confiesan haber logrado el éxito económico siguiendo simplemente “al pie de la letra” las instrucciones consignadas en el manual del fabricante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peticiones de Oración Israel

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Iconos Sociales - FOOTER


guillermorodriguezl.blogspot.com.co

"Sígueme en las redes sociales. (Dar clic en los botones)"

Ivoox Blog