sábado, 18 de julio de 2015

#construyendofamilia

LA FE CONDUCE A LA ACCIÓN

“Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen”. (Éxodo 14:15)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Santiago 2:14-26

En muchas ocasiones hemos pensado que con sólo anhelar fervientemente las cosas, ya por ello las tendremos en nuestras manos. Existen también quienes hacen largas rogativas a Dios creyendo que con sólo orar, pero sin actuar con fe cambiarán las circunstancias, ignorando que Dios nunca actuará sin que primero hayamos comprometido nuestra voluntad para decidir creer y obedecer.

La verdadera oración de fe es aquella que nos permite tomar un curso de acción con la absoluta convicción de que obtendremos el resultado deseado. La verdadera oración de fe siempre conduce a una decisión, a una acción y como consecuencia, a un resultado positivo. Es decir, las cosas hechas realidad.

Moisés ya había orado y Dios ya había dado respuesta a su necesidad, le había dado dirección precisa y le había fortalecido en sus promesas. Sólo restaba que Moisés pusiera su fe en acción y diera los primeros pasos para que el pueblo le siguiera; pero como seguía sin tomar acción, el Señor tuvo que recordarle que ya no era tiempo de clamar más, que había llegado el momento de actuar. Es así, actuando, levantando su mano sobre el mar, como Moisés presencia el más grandioso de los milagros: el mar se dividió en dos y el pueblo pasó en seco.

Muchas veces, el temor debilita nuestra fe y no nos deja actuar. ¿Ha escuchado una y otra vez la voz de Dios, diciéndole que tiene que perdonar, ponerse en paz, amar incondicionalmente, honrar a sus padres independiente del trato que le dieron, educar a sus hijos en el temor de Dios, hacer su devocional personal todos los días muy temprano en la mañana, leer y estudiar su Palabra? ¿Cuántas de estas cosas aún no las hemos hecho y sin embargo seguimos pidiendo a Dios que transforme nuestra vida, bendiga nuestra familia y nos haga prósperos?

Es tiempo de que la fe se manifieste en actos de obediencia, para ver como ocurrió con Moisés, los más extraordinarios milagros en nuestra vida.

HABLEMOS CON DIOS

“Padre bueno, hoy entiendo que me quieres bendecir en todo, y que para esto es necesario que obedezca a tu Palabra. Toma hoy Señor el control de mi vida y enséñame a obedecer y tomar acción en todo lo que quiero ver respuesta. Dame un corazón dispuesto y obediente para ti, Amén”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peticiones de Oración Israel

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Iconos Sociales - FOOTER


guillermorodriguezl.blogspot.com.co

"Sígueme en las redes sociales. (Dar clic en los botones)"

Ivoox Blog