miércoles, 29 de julio de 2015

#construyendofamilia

Fecha: 07-29.15
El impacto de un lenguaje de Fe
“Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de Él decían...” (Lucas 24:27)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Lucas 24:13-35

¡Qué gran impacto produce en la vida del ser humano, la Palabra de Dios! Es la voz que quita toda dureza y convierte la incredulidad. Es la medicina que alivia todo dolor y sana toda herida. Es la promesa segura que calma la angustia y devuelve la paz.

Esto fue lo que experimentaron los discípulos de Emaus, cuando se dispusieron, en medio de su tristeza y desaliento, a que Jesús les hablara y les recordara las reconfortantes verdades consignadas para nuestro bienestar y felicidad, en la Palabra de Dios.

Fue tan grande el impacto, tan profundo el consuelo, que los discípulos rogaron a aquel hombre que les hablaba con tanta autoridad y poder, y a quien aún no habían reconocido como su Maestro, a que se quedara con ellos. Unas cuántas horas más, un instante más era invaluable al lado de aquel hombre extraordinario; pues sus corazones estaban destrozados por el dolor de ya no tener a su maestro con ellos.

También la Palabra de Dios sigue siendo hoy el único tratamiento contra la angustia, la tristeza, la desesperanza. Fue cuando los discípulos escucharon la voz de Dios, que renació su fe y tuvo vida nuevamente la esperanza. Fue también ese lenguaje de bendición al partir el pan, que hizo que los ojos de los discípulos fueran abiertos y reconocieran a Jesús. Es el lenguaje celestial el que produce ardor en los corazones y abre los ojos a la fe.

Es su Palabra la que nos impulsa a no conformarnos con la derrota, a levantarnos para actuar, para seguir adelante, para llevar ánimo y esperanza a donde quiera que vayamos, para impregnar de bendición todo aquello que esté a nuestro alrededor.

Es el momento para que, volviendo nuestro corazón a Dios y nuestros oídos a la revelación de su Palabra, tomemos aliento, empuñemos el arado, corramos con gozo la carrera que tenemos por delante y empecemos a hablar solamente un lenguaje de bendición.

HABLEMOS CON DIOS

“Gracias Amado Padre, porque tu Palabra siempre está disponible para mi, tus promesas, enseñanzas e incluso, tus exhortaciones me han convertido en una persona que trasciende. Gracias por la cirugía de amor que haces a través de tu Palabra en mi corazón. Te pido que me enseñes a amarla y a comunicarla con fidelidad para llevar a muchas personas a la vida abundante y verdadera que Tú das. Amén”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peticiones de Oración Israel

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Iconos Sociales - FOOTER


guillermorodriguezl.blogspot.com.co

"Sígueme en las redes sociales. (Dar clic en los botones)"

Ivoox Blog