Kate Murray es una fotógrafa de Florida con una sensibilidad y un corazón especiales. Ha realizado preciosos retratos de cientos de personas. Pero esta foto en concreto se ha quedado grabada a fuego en la mente de Kate. Es la foto de una mujer a la que pidió fotografiar en el momento en que diera a luz a su primer hijo. Pero entonces sucedió algo trágico: a mitad del embarazo le diagnosticaron cáncer de mama en el estadio 3. Le tuvieron que extirpar un pecho y tuvo que someterse a quimioterapia: todo ello mientras llevaba a su hijo en su interior.
A las 36 semanas los médicos le indujeron el parto para poder tratarle el cáncer y que pudiera ver a su hijo crecer. Cuando el recién nacido se agarra al único pecho de Kate, la emoción en la sala es desbordante. 

La fotógrafa Kate Murray captura desde primera fila este momento único: “Esta es la definición de fuerza, amor y belleza pura“, escribe en su página de Facebook. Al nacer, este niño ya ha probado que ha heredado la fuerza de su madre. Esta foto me rompe el corazón y me hace sentir plena al mismo tiempo”. 
El nacimiento de un ser humano es ya de por sí un milagro que mueve un increíble número de emociones y sentimientos. Es muy difícil imaginar lo que pasa por la mente de esta mujer con cáncer cuando finalmente, después de meses de sufrimiento, puede sostener a su hijo en brazos. ¡Un verdadero milagro!
Esta madre y su hijo han probado tener una fuerza y vitalidad increíbles a la hora de luchar contra el cáncer. Si estas maravillosas y únicas fotos te han llegado a lo más hondo, ¡comparte esta historia!