lunes, 14 de noviembre de 2016

Devocional Noviembre 15

ELIGE LA VIDA

«Escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia.» (Deuteronomio 30:19c)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Deuteronomio 30:11-20

Algo que para la mayoría resulta muy difícil es elegir, sobretodo, cuando tenemos múltiples opciones y no hay un parámetro claro para decidir lo mejor; y además, cuando lo que vamos a elegir es determinante para nuestra vida e influirá poderosamente en aquellos que están a nuestro alrededor.

Dios hizo al hombre libre y por eso la tarea de elegir le corresponde única y exclusivamente a él. Lo que sí es cierto, es que Dios espera que el hombre le pida sabiduría y consejo, pues sus decisiones, quiéralo o no, son trascendentales y afectarán su presente, su futuro, el de su familia y muchas veces, el del mundo entero. Dios ofrece al hombre llenarlo de sabiduría y entendimiento para escoger lo mejor, lo que a la postre le va a traer bien, a él y a los suyos. Sin embargo, la autosuficiencia del hombre no le deja oír la voz de su Creador.

Es importante que antes de decidir cualquier cosa, nos hagamos la siguiente reflexión: ¿Esto que estoy eligiendo trae satisfacción y realización a mi vida? ¿Mi familia se siente favorecida con ello? ¿Lo que estoy eligiendo, es correcto, o viola los principios morales? ¿Estoy sembrando la buena semilla, para así esperar los mejores frutos? ¿Lo que voy a hacer, está de acuerdo con la Voluntad de Dios?

La Palabra de Dios nos muestra caminos de bendición, los cuales siempre irán acompañados de gozo. Elijamos con la ayuda de Dios, y no neciamente. La Palabra de Dios nos enseña en Proverbios 14:12. «Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte». Pensemos que tenemos una sola vida, y por eso debemos invertirla en lo mejor.

Cuando elegimos a Dios, para que sea el centro de nuestra vida y nos dirija, hacemos la más grande y única decisión. La vida sin Él no tiene sentido, todo lo que elija sin tenerle en cuenta, jamás tendrá un buen fin; tarde o temprano, el que lo haga, comerá su propio pan de dolores.

Las obras de la vida como establecer y levantar un hogar, mantener unos hijos bien formados, dirigir una empresa, etc. deben tener en cuenta a Dios, y en el caso de la familia, con mayor razón no busquemos otro cimiento más que Él.
Sin Dios, todo será de escasa importancia. Haga que Él sea la máxima prioridad en su vida, y permita que le guíe cada día. Le aseguro que usted vivirá muy feliz por esta elección.

HABLEMOS CON DIOS:

“Señor, reconozco que necesito de Ti para vivir. Hoy te pido que me ayudes a elegir lo mejor para mí y para mi familia. Que en el momento de elegir qué hacer, siempre pueda elegir la vida, elegir vivir bajo tus parámetros y principios. Te pido que Tú seas el dueño de mi existencia, quien me lleva a experimentar la vida con sentido y felicidad, Amén”.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peticiones de Oración Israel

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Iconos Sociales - FOOTER


guillermorodriguezl.blogspot.com.co

"Sígueme en las redes sociales. (Dar clic en los botones)"

Ivoox Blog