martes, 20 de diciembre de 2016

Devocional Diciembre 21

VENCIENDO EN ORACIÓN

“Te ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey” (Nehemías 1:11)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Esdras 9:1-9

Continuamente nos enteramos de los problemas que padece nuestra nación, también los conflictos de nuestra familia, y aún nuestros propios problemas, y en muchas ocasiones los miramos de lejos y hasta nos volvemos indiferentes ante ellos, pero cuando nuestro amor a Dios es verdadero, la indiferencia no tiene cabida en nuestro corazón.

Dios nos enseña a través de la vida de Nehemías, el valor de la intercesión. Luego de recibir un informe bastante desconsolador, pues su nación estaba en ruinas y el templo había sido destruido, de inmediato acude al Único que puede ayudarlo. Un verdadero intercesor sabe como llegar al corazón de Dios, puesto que es alguien que ha guardado las palabras del Señor, y es capaz de traerlas a memoria en esos momentos que es indispensable orar conforme a las palabras dadas por Dios y sus maravillas.

Un verdadero intercesor aunque se abrume por el panorama desalentador, sabe a donde ir por ayuda, y cree absolutamente que sólo el Dios grande y poderoso le llenará de sus muchos favores. Y aunque tenga que esperar la respuesta, su fe no falta (2 Pedro 3:9)

Al principio de su ministerio, George Müller oró persistentemente por la salvación de cinco amigos; el primero, aceptó a Cristo después de cinco años; el segundo y el tercero, después de diez años; el cuarto, después de veinticinco años, y el último conoció a Cristo después de la muerte de Müller. En total oró 52 años por estos hombres. Aquí podemos ver que Dios es fiel a su Palabra, usando el tiempo que sea necesario (1 Juan 5:14).

El Padre sabe de qué cosas tenemos necesidad, pero le agrada que se las hagamos conocer humilde y sinceramente, con la certeza de que es Él quien va a obrar en el tiempo preciso. No nos impacientemos, ni tratemos de ayudarle. ¡Él nunca llega tarde!

HABLEMOS CON DIOS:

“Padre Celestial, hoy mi vida es enriquecida por esta enseñanza acerca de la necesidad de orar constantemente, por eso enséñame a buscarte persistentemente. Que en los momentos de felicidad, debilidad o tristeza pueda acudir a Ti, con la seguridad de que Tú escuchas todas las oraciones. Gracias porque experimento tu compañía y disposición en cada instante de mi vida. Amén”

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peticiones de Oración Israel

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Iconos Sociales - FOOTER


guillermorodriguezl.blogspot.com.co

"Sígueme en las redes sociales. (Dar clic en los botones)"

Ivoox Blog