lunes, 13 de febrero de 2017

LA IMPORTANCIA DE LO QUE DECIMOS

«La lengua de los sabios adornará la sabiduría; mas la boca de los necios hablará sandeces.» (Proverbios 15:2)emos oído in nidad de veces que una acción vale más que mil palabras; sin embargo, una palabra dicha en el momento adecuado y de manera oportuna, puede evitar: enojos, confusiones y llenar a la persona que nos escucha de ánimo y alegría. Nuestras palabras y dichos se convierten en semillas de bien o de mal, que en el corazón de nuestros seres queridos, al pasar el tiempo, germinarán y darán fruto, el mismo que será dulce y apetecible o amargo y no deseable.Si amamos a nuestra familia, debemos practicar con ella un lenguaje de bendición. Como hijos de Dios, cultivemos la costumbre de hablar siempre palabras positivas y de bendición, así levantaremos a los nuestros en un ambientede paz y tranquilidad. La palabra hablada de acuerdo con lo que dice la Escritura tiene un enorme poder creativo, de forma tal que siempre nos sucederá lo que atemos con los dichos de nuestra boca. Como padres esta responsabilidad será mayor, porque somos los encargados de transmitir con palabras a diario vida o muerte a nuestros hijos y a quienes nos rodean. Nuestra necedad al hablar puede llevarnos a destruir su autoestima, ofenderlos cHon apodos o a través de anuncios desalentadores con respecto a su futuro.Que ésta sencilla re exión lo lleve a abrir la inagotable fuente de bendición que posee, para todos aquéllos a quienes ama.  NUESTRAS PALABRAS deben servir para: expresar cuánto los amamos, lo orgullosos que estamos de sus logros, lo interesados que estamos en ayudarlos a levantarse cuando resbalen, animarlos en las derrotas y lo más importante, para bendecirlos y desearles lo mejor todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peticiones de Oración Israel

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Iconos Sociales - FOOTER


guillermorodriguezl.blogspot.com.co

"Sígueme en las redes sociales. (Dar clic en los botones)"

Ivoox Blog